Vivir con seguridad

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: 1 Tesalonicenses 1:2-10

“Os convertisteis de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero”. v.9

Se cuenta la historia de un antiguo monasterio en Portugal que se convirtió en un atractivo turístico. Muchos visitantes del extranjero llegaban para observar la belleza y aprender de la historia del lugar. Sólo había un detalle: la única manera de llegar al monasterio, que se había construido en la cima de una gran montaña, era por medio de una enorme canasta sostenida por un antiguo cable. Un turista al subirse a la canasta, empezó a preocuparse. El cable era muy viejo y estaba muy desgastado. Se veía muy peligroso. Tratando de calmar sus nervios, el turista le preguntó al monje que los guiaba:

“¿Con qué frecuencia cambian ustedes el cable?” La respuesta del monje no fue muy alentadora. Le dijo: “Lo cambiamos cada vez que se rompe”. Cuando pensamos en la salvación, pienso que muchos nos sentimos como aquel turista. Nuestra situación nos parece muy precaria. Quizás ahorita estemos bien con Dios, pero al rato sentimos ansiedad y preocupación. Nunca podemos estar seguros.

Dios no quiere que vivamos así. El quiere que sepamos que somos salvos. De hecho, el apóstol Juan escribió su primera carta con este motivo: “Les escribo estas cosas a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna.” (1 Juan 5:13) De igual modo, cuando Pablo escribe a los tesalonicenses, le da gracias a Dios porque sabe que El los ha escogido para la salvación. Dios quiere que tú también lo sepas. Estos versículos nos dan evidencias que nos llevan a tener la seguridad de que Dios nos ha escogido para salvación.

Enrique Azuaga, Paraguay


Dios tiene un propósito divino y eterno para ti


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN