A veces no entiendo

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Jeremías 33:1-9

“Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” v.3

En Colombia, mi País, se están implementando nuevas normas contables de cómo debemos presentar información financiera a las diferentes entidades de carácter Nacional e Internacional; he asistido a no sé cuántos cursos para tratar de entender esto, pero cada vez salgo más confundido y en ciertos momentos tiende a estresarme.

Esto mismo nos pasa, a usted y a mí, cuando leemos un versículo de la Biblia una y otra vez, y buscamos diferentes versiones para tratar de entender lo que Dios nos quiere decir y no lo logramos.

Cuando leí este versículo en Jeremías y lo desmenucé palabra por palabra comencé a encontrarle sentido a mí, tal vez, ignorancia. El Señor me hizo entender que en diferentes ocasiones leemos la Palabra, lejos del Espíritu de Dios; lo hacemos mecánicamente y no aplicando esta verdad. La primera palabra, “clama”, indica que lo hagamos gritando, invocando, llamando casi que suplicando una respuesta, y Él está ahí para responder, para enseñarnos, eso que en nuestra ignorancia desconocemos.

No se estrese, como yo lo hacía al no entender los asuntos contables; en el Señor es diferente, siempre hay una respuesta, y lo más hermoso es que viene directamente de Su corazón, solo basta con alinear Su Espíritu con el nuestro, busquémoslo en lo secreto, lejos del bullicio, en su quietud y estemos seguros que Él nos hablará.

Ayúdeme a orar para que yo entienda esto de normas internacionales; pero oremos usted y yo, para que el Señor nos revele cada uno de los secretos que hay en Su Palabra, que esto es lo verdaderamente importante.

Carlos J. Cárdenas, Colombia


Hay Bendiciones en la BIBLIA que necesitamos entender


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN