Tropiezo o vida

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Juan 6:60-71

“Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” v.68b

Según la Biblia muchos discípulos murmuraban, muchos discípulos no podían soportar más escuchar a Jesús, muchos discípulos volvieron atrás y ya no caminaban con el Señor. Muchos, muchos, muchos. Cuando el Señor ve partir a los muchos, inmediatamente dirige su mirada a los doce: “¿Queréis acaso iros también vosotros?” ¿Con qué tono habrá hecho Jesús esta pregunta?

No lo sé a ciencia cierta pero la respuesta del apóstol Pedro me impacta: “Señor, ¿a quién iremos?” Me eriza la piel considerar que no son cinco mil, pero sí hay doce para los cuales Jesús no es una opción. Mientras muchos no soportan oír la Palabra dicha por el Señor, Pedro dijo, hablando por los doce: “Tú tienes palabras de vida eterna”. El apóstol afirmó abiertamente que ellos creen, y conocen que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Aquí es donde se evidencia que realmente las palabras de Cristo son espíritu y son vida.

Verán, los evangelios relatan que los apóstoles partieron con un corazón duro aún después de presenciar la alimentación de más de cinco mil personas. Pero indudablemente, tras las Palabras de Cristo algo cambió en ellos.

La Palabra de Dios será un tropiezo si usted no cree, y temo que, si es el caso, será entonces parte de los muchos que abandonarán a Cristo. Por el contrario, al que cree, la Palabra le es vida; para el creyente Cristo no es una opción más, es la única opción. Podrán retirarse por miles, pero, quien genuinamente cree en la Escritura, firmemente expresará toda su vida.

Ronald Delgado, Honduras


Señor, ¿a quién iremos? Solo Tú tienes Palabras de vida eterna


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN