Tiempos del Verbo

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Juan 1:1 – 5

“En el principio era el Verbo…” v.1

Resido en Montevideo, a pocos metros de la calle Monte Caseros. Hace un siglo, por este espacio estaban los rieles de una línea ferroviaria que unía el centro de la ciudad con la estación “Ituzaingó” en la cercanía del Hipódromo Nacional. Como recuerdo de aquella época, aun pueden verse algunos tramos de dichas vías. Todo eso forma parte del <pasado> de esta vía de tránsito. Hoy existe un buen pavimento por donde se desplaza el abundante tránsito automotor. Este es el <presente> de la calle.

Pienso que con el explosivo aumento del parque automotor, pronto colapsará. No soy el único que piensa así. Las disposiciones municipales para las nuevas edificaciones incluyen un “área de servidumbre” que establece una distancia entre la línea actual de vereda y los edificios que hayan de construirse, reservada para futuras ampliaciones. Tal vez tarde en llegar ese día, pero los ingenieros en urbanismo están pensando en <futuro>.

Pasado, presente y futuro, los 3 tiempos básicos de la conjugación de los verbos, así como del devenir humano. Entre tanto, la humanidad aspira encontrar algo permanente, que no cambie, para afirmarse sobre ello. ¡Lástima de la necedad humana en no aceptar las palabras bíblicas “el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Jesús).

Frente a los tiempos de los hombres, Dios nos ofrece “el Verbo” que ya era en el principio y que no pasará con el transcurso de las épocas; porque “Jesucristo es el mismo ayer (pasado), hoy (presente) y por los siglos (futuro)” (Hebreos 13: 8). Él es el eterno presente, la Roca de salvación sobre quien nos conviene fundar nuestras transitoriedades.

David J. Corvino, Uruguay


Los tiempos humanos adquieren eternidad por
medio de Jesús


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN