Shakespeare mal escrito

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Eclesiastés 3:14 – 15

“He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá.” v.14

Me encontraba realizando una visita guiada en uno de los teatros emblemáticos de mi País, El teatro Solís. Luego de observar la fachada, el hall de entrada con sus columnas jónicas, el guía nos llevó a la sala de conciertos. Uno de los turistas, mirando el techo de la sala, levantó su mano y le preguntó “¿por qué el nombre de Shakespeare está mal escrito?” (Aparecía como Shakspeare).

Todos miramos, pues no nos habíamos dado cuenta de eso. Este con una sonrisa le respondió, “Hay muchas teorías, pero una de ellas dice que en la época en que se construyó el techo, había idea consensuada entre los artistas de que no podía existir obra perfecta que no fuera sino de Dios. Por lo tanto, dichos artistas a propósito realizaban pequeñas equivocaciones indicando que la perfección era solo potestad del Creador.”

Me asombró tal comentario por pensar cuanto la sociedad en que vivo ha cambiado en sus valores espirituales y su perspectiva de Dios. También me hizo reflexionar que Dios es quien hace las cosas perfectas, y no el mundo que nos rodea.

El autor de Eclesiastés nos habla de la perpetuidad de lo que Dios hace y el propósito de tal obra. El hombre de nuestro tiempo trata de hacer sus obras más grandes pero tales cosas no se comparan con lo que Dios ha hecho, y en última instancia son producto también de Dios pues es Él quien ha dado inteligencia al ser humano. Demos gracias a Dios por Su obra, y reconozcamos cuán limitados somos.

Andrés Regueira, Uruguay


Somos pequeñas criaturas pero tenemos un
Gran Creador


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN