Señor, ¿qué dones tengo?

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Romanos 12:1-8

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.” 1 Pedro 4:10

Nuestro lugar de servicio en la iglesia es determinado por los dones del Espíritu Santo. Pablo escribió: “No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales…Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere… Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo como él quiso”.

Por su parte el apóstol Pedro nos enseña que todos recibimos diversas capacidades y que tenemos la responsabilidad de administrarlas para que el evangelio sea conocido en todo el mundo y para que Dios sea glorificado, o sea, reconocido, admirado y adorado. Estas capacidades deben ser utilizadas con madurez espiritual de tal manera que nuestra manera de ser y de servir sea un ejemplo de vida. Por esta razón ningún cristiano debe luchar carnalmente para ocupar espacios de poder en la iglesia. No debe descalificar a otros para ocupar su lugar. Dios nos dará la posibilidad de servir en la iglesia de acuerdo con sus propósitos.

Él nos conoce realmente y sabe, no solo los dones que tenemos, sino también nuestro carácter, nuestra conducta y nuestras motivaciones. Por otro lado, ningún cristiano debe negarse a servir para ser un buen mayordomo de los bienes espirituales recibidos. Los pastores tienen la gran responsabilidad de conocer la madurez espiritual de los miembros de la iglesia, para darles la oportunidad de servir de acuerdo con sus posibilidades.

Rogelio Nonini, Argentina


Señor, hoy me presento como una ofrenda viva, para servirte con los dones,
talentos y recursos materiales que me diste


 

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN