Resultados

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Filipenses 4:1-7

“Por nada estén ansiosos” v.6

Cuando tenía 24 años descubrí que algo no andaba bien con mi cuerpo. Al cabo de un mes de estudios nos avisan que los resultados estaban listos. El viaje nos tomaba más de una hora. Mis manos sudaban y mi corazón estaba acelerado. El tráfico era un caos. Mi marido esperó afuera. No recuerdo el exterior del edificio pero recuerdo cada detalle del ascensor.

Tenía unas rejas gastadas por el uso. Tenía el recuerdo de gente que salía llorando, amargada por malas noticias. Tenía las risas de aquellos que habían recibido “negativo”. Esperé que me atiendan. Y salí de allí. Con el corazón en una mano y el sobre en la otra, baje los 8 pisos.

Adrián tardó en llegar. Cuando me subí al auto, me pregunta con total incertidumbre ¿Y? -No lo pude mirar, dije -“Vamos a orar” fue su respuesta. Pero antes preguntó: “¿Qué quieres que pida?”. Sin titubear respondí lo que siempre decimos los cristianos (pero que no siempre estamos dispuestos a recibir) -¡QUE SEA SU VOLUNTAD! Estacionados , prendimos las balizas y oramos a Dios todopoderoso.

ÉL ESTABA EN CONTROL y lo sabíamos. Terminamos de orar y abrí el sobre. Era un papel largo, blanco y con pocas palabras. Lo único que decía era: CÁNCER. Sentí que me desarmaba por dentro. Lloré como si lo único que hubiese frente a mi era dolor y muerte. Lloré como si no conociese al autor de la vida. Lloré por varias cuadras y fui ahí, justo en ese momento que me acordé de la oración que hicimos al Señor: ¡QUE SEA TU VOLUNTAD! Su palabra golpeó mi corazón con gran fuerza: “Por NADA (¡nada!) estéis afanosos…

Rocío Delgado, Argentina


Entrégale HOY a Dios en oración cualquier
cosa que quiera sacarte SU paz


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN