Responsabilidad

RTM Bolivia Alimento para Alma Comments

Lectura: 2 Timoteo 2:14-26

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” v.15

Es fácil actuar así por así, sin asumir responsabilidad alguna, sin tomar en cuenta las implicaciones y consecuencias de nuestras acciones. Difícil, por el contrario, es obrar responsablemente, sabiendo que hay unas consecuencias que son generadas por lo que hacemos o dejamos de hacer, poco o mucho, grande o pequeño, para bien o para mal.

Cada persona está en el deber de asumir responsablemente las consecuencias e implicaciones de su accionar. Lo otro es desfachatez, descaro, irresponsabilidad, lo cual es deplorable y es lo último, lo que menos debería esperarse de un ser racional.

Nunca deberíamos actuar sin saber el bien o el mal que genera nuestra acción. En ocasiones, sin proponérnoslo hacemos y causamos mal sin desearlo, evitémoslo obrando conscientemente, actuando a sabiendas de que no estamos solos en el mundo, de que otros seres, también creados por Dios, son receptores del bien o del mal que provocamos. Destruimos nuestro hábitat como si no fuera nada, aún a sabiendas de que hacemos mal a los demás y a nosotros mismos.

Es en este contexto en que el autor de la carta aconseja al joven, al inexperto. Trata de prepararte, de equiparte en forma adecuada, lo que permitirá que puedas mantener la frente en alto.

Que seas una persona consciente, que sabe lo que quiere, sabe de dónde viene y hacia dónde va, lo que te permitirá actuar en consecuencia, en forma responsable. Es nuestro turno, es tu turno para vivir como Dios manda, lo que te permitirá actuar como es debido, responsablemente.

Adalberto Martínez, República Dominicana


¡Vivir responsablemente, la demanda de la hora!


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN