Poder de verdad

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Hechos 19:8-12

“Y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo…” v.11

Todo el mundo busca tener lo más poderoso. Lo vemos en los anuncios comerciales. Los fabricantes de camiones declaran que su motor es la máxima potencia en su clase. ¡Nunca he visto un anuncio que diga, “Le ofrecemos el motor de menor potencia”! Y ¡los detergentes! ¡Casi parecen armas nucleares! “Explota las manchas.” “Arranca la grasa.” Pero nunca he visto un detergente que diga: “El más débil.”

Lo mismo podemos decir de la religión. Al tratarse de la fe, todos buscan al más poderoso. Quieren encontrar al hechicero, a la imagen o al dios más poderoso que pueda hacer grandes milagros. La ciudad de Éfeso era un centro de poder. Se conocía por los hechizos y encantos que allí se producían. La diosa Diana era muy venerada. Pablo llega a este lugar y proclama el verdadero poder de Jesús. Durante tres meses les explicaba las Escrituras acerca del reino de Dios que se cumplían en Jesucristo.

Tristemente, muchos se negaron a creer, y se opusieron a lo que Pablo predicaba. Entonces, él se alejó de la sinagoga y empezó a enseñar en la escuela de un maestro llamado Tiranno. Pablo enseñaba allí a los creyentes. Durante dos años, Pablo enseño la Palabra en esta escuela, y muchos llegaron a escuchar la Palabra – tanto judíos como griegos.

Durante este tiempo, Dios hacía milagros extraordinarios por medio de Pablo. El verso 20 de éste capítulo 19 de Hechos registra la siguiente afirmación: “Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor”.

Enrique Azuaga, Paraguay


El único que tiene real poder para cambiar las
vidas es Jesús


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN