Perdón igual a sanidad

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Mateo 9:1-8

“…y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados” v.2

Cuando Jesucristo llegó a Capernaum, unos hombres, con la seguridad de que el Señor podía sanar, le trajeron un paralítico. Lo interesante fue que las primeras palabras que Cristo pronunció no fueron de sanidad física, sino espiritual. Él dijo: “Tus pecados te son perdonados” y posteriormente le brindó la curación física.

Dios te ama profundamente y quiere sanar tu alma y espíritu. Sabemos que la sanidad espiritual puede conllevar a la sanidad física.

Él desea primeramente perdonar todos tus pecados, librarte de la condenación, darte la salvación y la vida eterna. Para esto debes, con corazón sincero, reconocer que eres pecador, internalizar que necesitas de su perdón por estar viviendo en desobediencia y a espaldas a Él. Decirle que deseas abrirle las puertas de tu corazón para recibirlo, no solo como salvador, sino como dueño y Señor de tu vida.

Posteriormente Él se encargará de tus otras necesidades: físicas, personales, sociales y familiares si le das el trono de tu ser. La Palabra de Dios expresa que debes buscar primeramente su Reino y luego, todo lo demás vendrá por añadidura. Él te creó y conoce todas tus necesidades, mucho antes de que se las expreses, pero Él desea escucharlo de tus labios. Confíale tus problemas.

Aunque otros te fallen Él nunca te fallará, porque te ama tanto que dio su vida en una cruz por amor a ti. Así que entrégate por completo a Él, como también lo hizo por ti.

Arlene Cazorla de León, Venezuela


Dios al perdonarte, podría también, en su voluntad,
darte la sanidad que necesitas


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN