Nuestros valores

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Mateo 6:19-21

“No os hagáis tesoros en la tierra… sino haceos tesoros en el cielo… porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”

Todos conocemos a personas que con su gran afán han logrado mucho en sus bienes materiales, profesionales o logros personales. Esto no es malo, siempre y cuando esté orientado y motivado a cumplir la voluntad de Dios. De lo contrario, será como la polilla o el orín (herrumbre), que corrompen y lo echan todo a perder. En este sentido, muchas personas, incluyendo cristianos, han puesto su objetivo en cosas pasajeras, y han perdido el foco de la voluntad de Dios para sus vidas.

Hoy podemos preguntarnos ¿en qué cosas eternas podemos invertir nuestro tiempo, esfuerzo o dinero? Puede ser algo muy sencillo, simplemente escuchar a alguien, orar a favor de quienes sufren. También puede ser ayudar a quién lo necesite. Estos son solamente algunos ejemplos, Dios siempre nos pone a nuestro alrededor las oportunidades para invertir en lo eterno.

En estos días donde los deseos de la humanidad están centrados en la autocomplacencia, qué hermoso es poder entregarnos por completo para hacer la voluntad de Dios, y dejar que Él transforme nuestros valores, por Sus valores, que son eternos y no se corrompen.

¿En dónde estás invirtiendo tu tiempo, tu dinero y tus habilidades? Anímate a hacer “tesoros en el cielo”, invertir en vidas, ponerte al servicio de Dios. Cuando somos usados por Él y nos disponemos a ser herramientas en Sus manos, sembramos para lo eterno, lo que no se puede corromper, ni nadie puede robar.

Jessica Ibarbalz y Pablo Lewczuk, Argentina


¿Dónde están tus “tesoros”? ¡Allí estará tu corazón!


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN