Liderazgo competente

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Proverbios 11:10-14

“Donde no hay dirección sabia…” v.14

La sociedad postmoderna padece una crisis de liderazgo. Han ido quedando atrás los referentes que movilizaban muchedumbres y derrochaban virtudes. En contraste, hoy tenemos liderazgos construidos por ingenieros de imagen, quienes diseñan perfiles a la medida de objetivos e intereses de individuos y sectores particulares. Los líderes exitosos deben ser personalmente creíbles. Ser convincente es una habilidad que se puede reforzar intencionalmente con estrategias ya probadas, pero no es menos cierto que ese efecto sobre los demás no se puede sostener si lo que se construye es una simple fachada.

La credibilidad se fortalece y mantiene con el hecho de que el líder sea genuino, haga compromisos públicos y rinda cuenta de ellos, lo que equivale a cumplir promesas. Se es un líder creíble también cuando se demuestra capacidad. En condiciones normales, se espera que el líder supere a sus discípulos en conocimiento y experiencia. La capacidad también hay que construirla, en base a disciplinas personales, haciendo del aprendizaje y el desarrollo una práctica de por vida. La lista de ejemplos que hallamos en la Biblia cuando de liderazgo se trata, es una fuente infalible de análisis para comprobar que, cuando se conjuga credibilidad y capacidad, estaremos frente a individuos aptos para influir favorablemente sobre la vida, destino y bienestar de muchas personas.

Si graficamos este planteamiento, la curva de una credibilidad construida con maquillaje y luces, irá descendiendo en la medida que se disipa la burbuja y la aureola del personaje se desvanece. En cambio, la curva de credibilidad de un líder genuino se eleva en la medida en que se validan sus discursos con su carácter y sus acciones.

Georgina Thompson, República Dominicana


Liderazgo igual a credibilidad por capacidad


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN