Lecciones de vida

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Jeremías 29:1-13

“…porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” v.13

Al salir de mi hospitalización mi vida ya no es la misma. Ahora dependo de un medicamento permanente y debo seguir un proceso de recuperación para reactivarme con normalidad a todo lo que antes hacía.

Cuando estas lleno de sueños, desafíos y en la plenitud de tu vida y te sucede esto, créeme, cambia tu panorama y tu futuro ya no es visto tan esperanzador como antes lo veías. Dejarle todo a Dios es la mejor decisión. Esta es una de las primeras lecciones que se nos enseña y por tanto aprendemos como algo valioso: dejen todo en manos de Dios. Pero cuán difícil y complicado resulta la practica ¿no es cierto?

Todos nosotros deseamos conocer nuestro futuro, si es posible no desperdiciar nada de lo que por “efecto dominó” suceda con él. Pero a muy pocos nos interesa conocer la voluntad de Dios a través nuestro. Solamente cuando suceden cosas que nos mueven el piso es que comprendemos que debimos mucho antes haberle dejado el control total a Él para que guiará y dirigiera con su propósito el sentido de nuestra vida. Lo sorprendente es que, a pesar de todo lo negativo que parezca, Él siempre está listo para dejarse ver, que le podamos encontrar y nuevamente le hagamos el Señor nuestro. Está ansioso por mostrar cuáles son sus proyectos por medio de nosotros.

En medio de la adversidad, allí en la nada cuando estas en el desierto y justo cuando piensas que por tu condición es imposible ver a Dios, increíblemente vuelves a mirar y Él está allí. Nunca se ha ido, tú fuiste quien lo pensó.

Delmer Manzanares, Honduras


Solamente búscale de corazón, no tardaras
mucho para encontrarlo


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN