La realidad del cielo

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Juan 14:1-9

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay… voy pues, a preparar lugar para vosotros.” v.2

Cursando mis estudios en la Universidad de Campbell en Buies Creek, Carolina del Norte, recibí un curso de psicología donde estudié los pensamientos del psicólogo Sigmund Freud en cuanto a lo que él pensaba con respecto a la vida y a la existencia humana. Sigmund Freud dijo que el cielo es como una fantasía humana basada en el instinto de la auto-preservación. Otro filósofo llamado Alfred North dijo: “¿Se pueden imaginar algo más terriblemente infantil que la idea cristiana del cielo?” Claro ellos decían eso porque no creían en la Biblia, pero Jesús dijo que el cielo es un lugar real al decir, “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros”. (Juan 14:2). Tanto Freud como North estaban equivocados. Jesús está en lo cierto, el cielo es real porque Jesús lo dijo y él no puede mentir (Hebreos 6:18).

En Juan 14:1-3, Jesús dijo que iba a preparar un lugar para todos los que creyeran en él. ¡Piense usted por un momento! El carpintero de Nazaret que probablemente edificó casas en su juventud, ha ido a construir una mansión para nosotros y un día regresará para llevarnos para estar ahí con él. El cielo está listo y hay un lugar para todos, pero el cielo es un lugar limitado. Su limitación no es asunto de raza, color o posición social, es un asunto de gracia. Todos son bienvenidos, pero solo las personas que han puesto su fe y confianza en Cristo pueden entrar.

William Ortega, Estados Unidos


Cristo es la plenitud del cielo


 

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN