Impermeables

RTM Bolivia Alimento para Alma Comments

Lectura: Juan 1:1–18

“…les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” v.12

Enero suele ser un mes caluroso en Uruguay. En una mañana que se presentó agradable, salí con poco abrigo. Debía hacer varias diligencias y razoné que llegando al medio día, habría más sol aún. Nada más lejos de la realidad. Al cabo de unas horas, negras nubes cubrieron el cielo y se precipitó un gran chaparrón. De inmediato corrí a guarecerme bajo un pretil. Y mientras esperaba que amainara la lluvia, comencé a observar personas que seguían andando libremente por la calle. La mayoría, eran aquellas que llevaban impermeables y paraguas Esto me recordó nuestra constante necesidad de protección, sobre todo en horas difíciles.

Dios es Santo y Justo. Todos tendremos que responder ante su presencia. Nos demostró un amor de tal magnitud, que envió a su Hijo al mundo para que, los que aceptamos su sacrificio, tengamos vida eterna.

Aunque se habla de pueblo cristiano, la fe es individual. Quizás hayamos vivido en una familia creyente, o tengamos amigos, o aún nuestro cónyuge lo sea, pero solo aquel que recibe a Jesús en su corazón como Salvador, podrá librarse de los juicios venideros.

Dice Juan 1:12: “Mas a todos los que le recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Todos los que nos arrepentimos del pecado y de nuestra vida vana, somos perdonados por la sangre de Cristo. El Padre nos adoptó como sus hijos. Esto significa que podremos caminar libremente hacia la vida eterna, con plena confianza en su protección. Pero también significa que somos responsables de honrar al Padre.

Alicia Ituarte, Uruguay


Los hijos de Dios podemos andar bajo tormentas


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN