Evangelismo para adorar

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Mateo 28:16-20

“Y cuando le vieron, le adoraron;… Por tanto, id, y haced discípulos….” v.17, 19

Comunicar el evangelio siempre ha sido una de las tareas más importantes para la iglesia del Señor Jesús. Se invierten muchos recursos para los programas y acontecimientos de evangelismo. Muchas iglesias tienen programas y actividades en las cuales sus miembros están involucrados. Se aprecia un incremento de interés para realizar esta labor.

Pocos días después de haber resucitado, el Señor Jesucristo comisionó a Su futura iglesia la tarea conocida como la gran comisión. El ambiente en el cual se dio esta comisión fue el siguiente: muchos que habían creído en Él como Dios y Salvador, estaban convencidos de Su deidad y mesianidad. La resurrección del Señor Jesús había cambiado sus vidas; estaban admirados del poder de su Salvador, y por ello le adoraban de todo corazón (28:17). Es en este contexto de adoración que se recibe el mandato de la evangelización.

De ningún modo concibieron que compartir el evangelio era una tediosa y obligada tarea que debían cumplir. Lo tomaron como una linda oportunidad de dar a conocer a su precioso, poderoso y magnífico Salvador. Estaban más que dispuestos a proclamar Su Nombre por toda la tierra. Para ellos, el evangelismo era parte de su adoración a Dios. Entendieron que debían proclamar y presentar a toda criatura al verdadero y poderoso Dios que tenían.

Es muy fácil perder este enfoque, y creer que el evangelismo no es parte de nuestra adoración a Dios. Nuestra motivación será incrementada cuando entendamos que al evangelizar estamos adorando y presentando al verdadero Dios que ofrece salvación del pecado.

Edward Zacarías, Peru


El evangelismo es una oportunidad para adorar a Dios


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN