Dios de bondad

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Efesios 2:3-5

“… como escogidos de Dios, revístanse de afecto entrañable… y de bondad.” Colosenses 3:12

En Cuba la idolatría sube “hasta el cuello” y mil un dioses pugnan por la supremacía de la religiosidad que representan. Pregonar que el Dios revelado en la Biblia es bondadoso, resulta muy importante. Por acá circulan “dioses” coléricos, vengativos, rencorosos, pedigüeños. Junto con la adoración, “piden” dinero, comidas, sacrificios especiales.

La mayoría se deleita en las danzas orgiásticas y lascivas que le consagran sus fieles. Dioses diseñados para el trueque y el negocio. Si el dios me da, entonces le doy, si no, pues ya veremos. ¡Qué diferente es nuestro Señor! El Dios que envió lluvia después de una oración sentida del profeta Elías. El que confortó y amó a David después de arrepentirse de sus pecados, el Dios encarnado que aun sabiendo que Pedro le negaría tres veces no le negó Su amor. El Cristo que borra el pecado para siempre cuando el hombre se vuelve a Él. ¡Eso es bondad! La manifestación gloriosa de la bondad de Dios hacia el hombre es Jesucristo.

En Él, Dios nos ha dado salvación sin merecerlo. Nuestro Dios es bueno, increíblemente bueno. “…por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados.” (Efesios 2:3-5). ¿Puede darse un mayor gesto de bondad del Dios que promete darnos las sobreabundantes riquezas de Su gracia? (Efesios 2:7). Como Dios es bondad, el cristiano debe revestirse de bondad, manifestar amor y benignidad. David alababa al Señor cantando, “…Me diste asimismo el escudo de tu salvación; Tu diestra me sustentó, Y tu benignidad me ha engrandecido.” (Salmos 18:35).

Faustino J. Zamora Vargas, Cuba


¡No hay Dios como nuestro Dios!


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN