Deleitese

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Salmos 119:89-96

“Si tu ley no hubiese sido mi delicia, Ya en mi aflicción hubiera perecido.” v.92

“Una biblia será suficiente”, respondió el hombre que fue capturado por predicar el evangelio en una población antioqueña donde era prohibido evangelizar, “pues ésta será mi consuelo en la tristeza, mi alimento cuando esté hambriento y mi libertad en medio de las rejas”.

Posiblemente usted esté o estuvo pasando por una situación muy difícil, en estos momentos, posiblemente haya por ahí algún tipo de enfermedad, situación económica complicada o problemas sentimentales y seguramente siente desfallecer y que en sus propias fuerzas no puede seguir; bueno, el autor de este hermoso salmo, también experimentó, al igual que usted y yo, momentos de aflicción y persecución en los cuales sentía morir literalmente y es en medio de esa circunstancia donde nos deja ver la dependencia que tenía de la palabra de Dios, a tal punto, que dice que era “su delicia”, es decir que hallaba placer, le hacía feliz el buscar, meditar y obedecer los mandamientos de Dios y de esta manera evitar ser dominado por las situaciones adversas.

Es por eso que el día de hoy le invito a que tenga la misma actitud que tuvo el salmista y… ¡Deléitese en la palabra de Dios! Empiece por abrirla y medite en ella todo los días de su vida, y luego póngala por obra.

Esto no es una fórmula mágica para poder evitar los problemas, no, las dificultades van a estar siempre de una u otra manera, pero el superar o no las situaciones difíciles de la vida dependen del grado de importancia que usted le dé a la palabra de Dios.

Juan Camilo Tovar García, Colombia


Aliméntese de la deliciosa Palabra de Dios y No Desmayará


 

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN