Cultivando el matrimonio

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Efesios 5:21-33

“Someteos unos a otros en el temor de Dios.” v.21

El matrimonio es la relación interpersonal más íntima y hermosa cuando los cónyuges la cultivan con esmero y dedicación. Para hacerlo es fundamental:

Amarse de verdad y demostrarlo cada día. Deben aceptarse y respetarse mutuamente tratando de agradar al otro (1 Juan 3:18). Comprenderse y complementarse. Reconozca lo dones y talentos que posee su cónyuge y colabore para unir las capacidades en bien de los dos, sin competir. Dialogar. Es importante que compartan sus inquietudes, deseos y diferencias para establecer los proyectos que realizarán juntos.

Ponerse de acuerdo en los temas conflictivos. Para lograrlo tienen que saber negociar y también, aceptar las ideas o soluciones que propone el otro. Tener expectativas realistas. No esperen ni exijan a su cónyuge lo que no es, ni puede hacer.

Ser agradecidos. Tienen que agradecerle a su cónyuge las cosas que hace, reconociendo y alabando sus virtudes. Tenemos que alabar más y criticar menos. Ayudar a su cónyuge para que se realice como persona y como hijo/a de Dios. Tener paciencia. Hay cosas en la relación que requieren tiempo para cambiar. Sea paciente y amoroso para no generar situaciones de angustia.

Ser veraz. La mentira resta confianza y afecta la relación matrimonial. Evitar la rutina y el aburrimiento. Para lograrlo deben hacer cosas juntos, y desarrollar relaciones de calidad con familiares, amigos y hermanos en la fe. Cultivar la vida espiritual. Deben dedicar tiempo para orar, leer la Biblia y cantar juntos. La madurez espiritual los capacitará para relacionarse mejor con su cónyuge.

Rogelio Nonini, Argentina


La relación matrimonial es como un jardín. Tenemos que evitar las malas
hierbas y cultivar las plantas que lo embellecen con sus flores


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN