¿Creer o creerle?

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Hebreos 11:4-8

“…es necesario que el que a Dios se acerca, crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” v.6

¿Sabías que existe una diferencia entre creer en Dios y creerle a Dios? Creer en Dios lleva la idea de que le aceptamos, que es real, que existe. Pero creerle a Dios va más allá de ese saber que existe. Es rendirle nuestra voluntad y dejar que nos guíe convencidos de Sus buenos planes para con nosotros. Abraham creía en Dios, pero también le creyó a Dios de tal forma que le fue contado por justicia. Le creyó a Dios y le cumplió todas Sus promesas. Le creyó y se convirtió en el padre de la fe. Le creyó y fue llamado amigo de Dios. Noé también creía en Dios y en consecuencia obedeció Su palabra aunque los pronósticos del tiempo no eran favorables. Así que, construyó el arca que salvaría a su familia y en ella a la humanidad.

Cuando alguien cree en Dios solo conoce algo sobre Él. Pero creerle es conocerlo. Es conocer Su voluntad y andar en ella. Creerle es saber cómo actúa Dios y actuar como Él. En pocas palabras, nos transforma al dejar que obre en nuestras vidas. Los que le creen a Dios actúan en consecuencia a lo que les dice y, creyéndole, también le honran.

El autor de la epístola a los Hebreos muestra la necesidad de creer y creerle: que Él es y que hace. Que premia a quien le busca. En definitiva, los que le creen testifican con su fe. Y conviene creerle porque sin fe es imposible agradar a Dios.

Hernán Díaz Castro, Venezuela


Creer en Dios es el primer paso, el siguiente es creerle


 

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN