Compromiso

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Romanos 9:24-29

“Y en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois pueblo mío, allí serán llamados hijos del Dios viviente”. v.26

No siempre estamos listos para aceptar las consecuencias e implicaciones que tienen los roles que nos toca cumplir. Actuar como corresponde es fruto de la conciencia. Si no estamos claros procederemos al azar. De los seres humanos se requieren acciones que se correspondan con la naturaleza de lo que son. El comportamiento humano tiene ingredientes que lo diferencian del comportamiento de los animales inferiores, o de los árboles, en fin.

Actuamos no porque si, sino en base a una o más razones de las cuales somos conscientes. De ahí que el tema del compromiso sea crucial para creyentes y no creyentes, para cristianos y no cristianos. Como ciudadanos, como amigos, como empleados, como subalternos, como superiores inmediatos, en fin, cada rol tiene sus implicaciones, las cuales hemos de entender y asumir sin mayores miramientos.

Es esto lo que explica el énfasis que pone el autor de la carta a los Romanos, interesado en que los destinatarios de su mensaje se colocaran en el lugar que les correspondía, delante de Dios y delante de los hombres.

Ser parte del pueblo de Dios es distinto a no serlo. No es lo mismo vivir como hijo de Dios a vivir sin el temor de Dios. Así que, asumir uno u otro rol demanda clara conciencia de cada quien, en razón de que no es lo mismo actuar con el compromiso que tiene el ser ciudadano del reino de Dios, que actuar sin considerar dicho compromiso. Pero, más que actuar, de lo que se trata es de vivir, vivir consciente y responsablemente.

Adalberto Martínez, República Dominicana


¡Asumamos ahora nuestros compromisos!


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN