Buenas noches

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Salmos 4

“…Porque solo Tú, Jehová, me haces vivir confiado.” v.8

Desvelarse, probablemente, es una de las cosas más incómodas para un ser humano. De hecho, la incapacidad de conciliar el sueño es evidente en algunas personas el día siguiente, porque se nota en su rostro, principalmente en los párpados caídos, ojos rojizos y ojeras pronunciadas.

Y la razón que usualmente origina el desvelo son las situaciones de relevancia en nuestra vida. Aquellos asuntos que, aunque queramos, no desaparecen de nuestra mente, que rondan nuestra cabeza día y noche, interrumpiendo nuestro descanso.

David, al igual que cualquiera, también tuvo situaciones que no le permitían conciliar el sueño. El salmo cuatro lo muestra claramente: El asedio de sus enemigos. Tener detrás un conjunto de personas y naciones que quieran destruirte, sin lugar a dudas, le quita el sueño a cualquiera.

No obstante David ser asediado por sus enemigos, la lectura bíblica nos muestra la decisión que él tomó respecto de esto. Él llegó a la conclusión de que por sí mismo no podía; y que Dios era su mejor opción. Que en Él es que verdaderamente lograría descansar en paz.

En esta decisión David nos invita a reflexionar que más allá de las problemáticas y complicaciones que podamos tener, en Dios podemos descansar, en Él tenemos la capacidad de conciliar el sueño.

Es por esta razón que te invito a que confíes en Dios. Teniendo presente que Él tiene el control de todas las cosas; que nada escapa a Su dominio, por lo tanto, es seguro descansar en Dios. Depositar nuestra confianza en aquel que tiene la capacidad de darnos unas buenas noches.

Josías Ortiz González, República Dominicana


Confiar en Dios es garantía de descanso


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN