Amar al enemigo

RTM Bolivia Alimento para Alma Comments

Lectura: Mateo 5:38 – 48

“…si tu enemigo tiene hambre dale de comer…” Romanos 12:20

Henry un joven suizo (siglo XIX), en grupo estudiaba la Biblia, y prestaban importantes servicios sociales. Se convirtió en empresario, sembró grandes extensiones de cereales en Argelia, construyó molinos, pero necesitaba mucha agua, y las autoridades locales se la negaban. Burlándose le sugirieron hablara con el emperador, Napoleón III, que estaba en la guerra franco-piamontesa contra los austríacos que ocupaban Italia. Henry así lo hizo, y fue donde Napoleón III, a Solferino (Italia), presenció una batalla, donde vio miles de cuerpos en el campo, heridos o muertos.

Finalizada la contienda, los médicos italianos solo ayudaban a los suyos, y no a los heridos enemigos, conmovido de ver tanto dolor, se olvidó del emperador y su misión, fue a Solferino, con entusiasmo convenció y organizó a la gente, les decía que el amor de Dios es para los amigos y para los enemigos. Se cuenta que más de 30.000 heridos fueron asistidos de alguna manera, todos por igual, aun los enemigos.

Esto dio sentido a su vida y fundó la Cruz Roja. En Suiza, 13 países firmaron un Tratado sobre asistencia a los heridos de guerra, fue la 1er. Convención de Ginebra, nació el Derecho Internacional Humanitario, pronto 200 países se sumaron, la Cruz Roja debía ser respetada en la batalla y asistiría a todo herido.

Henry Dunant, descuidó sus negocios, quebró y debió salir de Suiza, vivió pobre y olvidado, hasta que una periodista lo recordó, llegaron a darle el Premio Nobel de la Paz. ¿Puedo amar a mi enemigo?

Jesús murió cruelmente crucificado por amor a todos, esto inspiró a Henry, y es también ejemplo para nosotros.

Marcel Legarra, Uruguay


No solo ames a los que te aman


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN