Adorar a Dios

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Salmo 95:1-7

“Venid, adoremos y postrémonos. Arrodillémonos delante de Jehová.” v.5

¿Por qué tenemos que adorar a Dios? Porque es la forma como reconocemos lo que él es y lo hizo por y para nosotros. La adoración debe ser la expresión más grande de nuestro amor a Dios, y debe involucrar todo nuestro ser porque Dios es grande, es amor, es santo, justo, misericordioso, fiel y verdadero. También porque es eterno, todopoderoso, omnipresente, omnisciente e inmutable. Dios es el único dueño y Señor de la creación, y el único que merece nuestro amor y nuestra adoración.

El salmista escribió: “Porque Jehová es Dios grande, y Rey grande sobre todos los dioses. Porque en sus manos están las profundidades de la tierra, y las alturas de los montes son suyas. Suyo también el mar, pues él lo hizo; y sus manos formaron la tierra seca. Venid adoremos y postrémonos; arrodillémonos delante de Jehová nuestro hacedor. Porque él es nuestro Dios, nosotros el pueblo de su prado y ovejas de su mano” (Salmo 95.3-7).

La grandeza de Dios, que nos maravilla, se acrecienta cuando conocemos que, por amor, nos ofrece perdonar todos nuestros pecados y reconciliarnos con él, por medio del sacrificio de su Hijo, quien murió en la cruz por nosotros.

La verdadera adoración debe ser la expresión de nuestra gratitud por habernos salvado del poder del pecado y de la condenación, y por habernos dado la oportunidad de comenzar una nueva vida en Cristo. Tenemos que adorar a Dios por su infinita misericordia y por su ayuda permanente. Él es nuestro Padre, y el Señor de nuestras vidas y de toda la creación.

Rogelio Nonini, Argentina


Hoy me postro ante Dios en adoración y gratitud por
lo que es para mi


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN