Acerca del folklore

RTM Bolivia Alimento para Alma Leave a Comment

Lectura: Marcos 7:6-9

“Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición” v.9

Los pueblos poseen un cúmulo de costumbres y tradiciones que marcan su idiosincrasia. A eso se llama Folklore. Tales costumbres y tradiciones son transmitidas de generación en generación en forma oral o escrita de una persona a otra en el curso del tiempo. Existen aquellas que se ajustan a las buenas enseñanzas. Pero hay otras plagadas de supersticiones.

Éstas llenan a las que son tradicionales de nuevos significados y a la vez invitan, por hábito o “por la fuerza de la costumbre”, a creer en cosas falsas y a la vez inducen a depositar la confianza en lo vano.

Cuando Dios dejó a su pueblo mandamientos y estatutos en su Ley, mandó que los enseñaran de generación en generación y los pusieran por obra. Sin embargo ellos abandonaron dichas enseñanzas al adoptar las costumbres de los pueblos vecinos, cambiando así las instrucciones que les había dejado. De manera que así como la tradición, las costumbres y la enseñanza moldean la conducta de una persona, era necesario buscar la buena enseñanza para aplicarla a la vida, apartándose a su vez de las malas costumbres que la desvían hacia lo que no es bueno; algo muy similar a lo que hacían los religiosos de la época de Cristo, quienes se aferraban a las tradiciones y le daban una importancia desmedida.

Nosotros también, como nacidos de nuevo y con nueva vida en Cristo Jesús despojémonos de tantas malas tradiciones, y busquemos, con la guía del Espíritu Santo, la mayor y mejor fuente de enseñanza: La Biblia.

Hernán Díaz Castro, Venezuela


¡Cuidado! Que las tradiciones no atenten
contra nuestra fe


  

COMPARTE ESTA MEDITACIÓN